(¯`• Filóloga Bibliófila •´¯): Artículo #22: Películas y lágrimas

Panel de Administración Escritorio Nuevo post
Por diversos motivos, el blog ha quedado inactivo. Acumulo lecturas y reseñas muy atrasadas, no obstante espero retomar la actividad bloggera con ganas e ilusión, y quizá, nuevas ideas. ¡Nos vemos! xD

Artículo #22: Películas y lágrimas

viernes, 7 de noviembre de 2014

10 películas para llorar a moco tendido (o eso pretenden)

Tras los días pasados de Halloween y terror, qué mejor que el sufrido amor para regresar al mundo real, el de los vivos. ¿Te apetece llorar y no consigues derramar una lagrimilla? Seguro que a todos nos ha pasado, hemos querido descargar la rabia del momento, el estrés acumulado o una emoción contenida. No hace falta que le eches mano a una cebolla para moquear y llorar como una magdalena. El cine consigue emocionarnos sobremanera que ni la vida misma es capaz de conseguir. Nos metemos en las historias, nos sentimos identificados con los personajes que inevitablemente sufrimos con ellos hasta los títulos de crédito. Es la magia del 7º arte.

Si quieres llorar y emocionarte, prepara un kleenex y acomódate en tu butaca o sofá favorito. ¿Preparad@?

  Atención, si no has visto ninguna de estas movies, cuidado, puede haber spoilers.


1. La Vida es Bella
“Buenos días princesa. He soñado toda la noche contigo. Íbamos al cine y tú llevabas aquel vestido rosa que me gusta tanto. Solo pienso en ti princesa... pienso siempre en ti.”


La magistral obra de Roberto Benigni es una maravillosa y cruel fábula llena de ternura y sonrisa mezclada en una vil tragedia que conmueve por su belleza. El horror del holocausto judío y la crudeza de la guerra nos estremecen. Sólo la gran imaginación de Guido, el juego al que sumerge a su hijito Josué para sobrevivir, ganar 1.000 puntos y un carro blindado inmersos en pleno campo de concentración nazi, nos recuerda que la creatividad nos conduce a la libertad y que efectivamente la vida es bella. Una gran película para reflexionar pañuelo en mano.

 
2. El Niño con el Pijama de Rayas
“Llevo días viniendo aquí, pero tú nunca estabas. Pensé que tal vez ya no éramos amigos.”


Seguimos con fábulas en escenarios bélicos y nazis porque si con La Vida es Bella lloramos y también reímos, El Niño con el Pijama de Rayas es para llorar y llorar. Para mí excelentemente dirigida y hecha, super conmovedora y enormemente triste. En ella podemos ver claramente las consecuencias de los prejuicios, el odio y la violencia sobre personas inocentes, muy especialmente en los niños, en tiempos de guerra. Ver todo eso a través de la amistad de un chiquillo alemán, hijo de un comandante nazi, y otro judío preso en un campo de concentración, nos llega a conmover más si cabe y a gritar "malditas guerras infundadas". Una alambra los separa, pero la esperanza los unirá irremediablemente. Confieso que lloré la primera vez que la vi, especialmente en la escena final.


3. Una Pareja de Tres (Marley y yo)
"Un perro no sabría qué hacer con un coche de lujo o una casa o con ropa de diseño, se conforma con un palo empapado. A un perro le da igual si eres rico o pobre, listo o bobo, inteligente o tonto... si le das tu corazón te entregará el suyo. ¿De cuánta gente podrías decir eso? ¿Cuánta gente puede hacerte sentir excepcional, puro y especial? ¿Cuánta gente puede hacerte sentir extraordinario?."


Los amantes de los perros amaremos esta película, que aunque pueda parecer una comedia, no deja de ser un dramón efectivo capaz de llegar al espectador. El film narra perfectamente la formación de una familia y la integración de un perro en ella, un precioso labrador llamado Marley con el que te encariñarás seguro. El can, juguetón y algo revoltosillo, será lo más bonito que hayas visto en tu vida. Si tienes la suerte de tener un cuatro patas en casa, comprenderás la gran amistad que surgirá entre los miembros de la familia (con Jennifer Aniston y Owen Wilson como pareja protagonista), el amor incondicional que brinda este animal y la fidelidad eterna, hasta el final. Una película imprescindible para llorar, con muy buenas y ciertas reflexiones sobre la tenencia de una mascota.


4. Siempre a Tu Lado (Hachiko)
"La lealtad de un perro nos enseña que la amistad puede durar para siempre." 


No me voy muy lejos porque seguimos con películas perrunas, en esta ocasión, con un caso real. Hachiko es en toda regla una película para gustar. ¿Quién no conoce la historia del perro de raza Akita que esperaba cada día y durante 10 años en la estación de tren de Shibuya, en Japón, a que su dueño, un profesor universitario y muerto de forma repentina, regresara del trabajo? El can esperó y esperó, nunca apartaba la mirada de la puerta de la estación, esperando que ese tren que su amo cogió una mañana regrese a la hora estimada. Pero no lo hace, por esa puerta jamás vio venir a su amado dueño. No hay necesidad de decir mucho más, el llanto está asegurado fijo, fijísimo. Se trata de un remake muy edulcorado con Richard Gere como el desafortunado dueño que de manera fortuita conoce (y le roba el corazón) a un perro muy bonito llamado Hachi, el gran y leal Hachiko. No dejes pasar la oportunidad de verla.


5. El Diario de Noa
“La historia de nuestras vidas, por Allison Hamilton Calhoun. Para mi amor, Noah. Léemela y regresaré a ti.”


Todas (y lo dejo en femenino plural) sabíamos que iba a aparecer en la lista. Todas las mujeres la adoran y los hombres... bueno, digamos que se abstienen de adorarla.  El Diario de Noa (sin la h en España) tiene algo que nos estremece, pongamos que es el romanticismo latente de principio a fin, pongamos que es la naturaleza del amor surgido entre Noa y la dulce Allie, que cruza sin remedio las fronteras de las diferencias sociales y perdura para siempre. Vamos, todo sea dicho: un amor imposible, de los más platónicos y de los que más gustan en Hollywood. Si ponemos en una coctelera la historia de amor más apasionada, tormentosa y popular (creo) de la historia del cine, y a Ryan Gosling que está de lo mejorcito que puede estar (ejem), pues el resultado es explosivo. No sé si es para llorar, pero para suspirar un rato largo sí. Con razón gusta tanto a las chicas. 


6. Titanic
“Si tu saltas yo salto ¿Recuerdas? No me alejaré de tu vida sin saber que estarás bien. Es todo cuanto quiero.”


Toda una obra maestra como lo es y será siempre Titanic no podía faltar. La película de James Cameron es hasta ahora, la mejor versión narrada del fatídico hundimiento del colosal buque de la White Star que se llevó a las profundidades del Atlántico miles y miles de vidas. Visionarla tal cual se hizo en 1998 o recientemente en 3D con motivo de su centenario el pasado 2012, no impide que podamos imaginarnos siquiera lo terrible de la situación vivida en el barco al momento de chocar con el iceberg, el caos, la angustia, el dolor... la pérdida. Aunque el film es extenso (unas 3 horas) y la relación amorosa de Rose y Jack en parte es la culpable de tantos minutos de metraje, Titanic nos muestra la idiotez de las normas de la época; es resultado del orgullo absurdo del ser humano, la codicia y la avaricia. Eso y que la naturaleza cuando impone sus garras no hay fuerza bruta que pueda con ella. Nos hace preguntarnos qué haríamos en una situación extrema, de vida o muerte, de sálvese quien pueda. Alabada y premiada, y posteriormente llevada a los albores de la indignación por parte de los titanimaníacos que afirman y reafirman que Jack y Rose cabían juntos en la tabla, Titanic y su trágico final nos deja siempre tan helados como las aguas del Atlántico Norte, esas aguas que vieron navegar al malogrado transatlántico y que "se tragó" para siempre un fatal 14 de abril de 1912.


7. Un Paseo para Recordar
“- No tienes idea de lo que significa la amistad.
- Yo quiero más que eso.
- Tú no sabes lo que quieres.
- Ni tú tampoco. Te asusta que alguien te desee y quiera estar contigo.
- ¿Y por qué debería asustarme?
- Porque no podrías refugiarte en tus libros, ni en tu telescopio, ni en tu fe. ¿Sabes por qué estás tan asustada? Porque también quieres estar conmigo.”


Esta historia original de la novela homónima de Nicholas Sparks también es digna de un paño de lágrimas. Es una preciosa y desafortunada narración de dos adolescentes tan distintos y tan necesitados de espíritu: Landon Carter y Jamie Sullivan. El amor surge entre ellos, y claro, se enamoran. Tiene todos los prolegómenos de drama fácil con el desafortunado amor de fondo y los sentimientos encontrados. Pero aún así, Un Paseo para Recordar es una bonita película algo pastelosa que demuestra que eso precisamente, el amor, puede cambiar a una persona y hacerla más adorable. Y por supuesto que por amor se pueden hacer cosas increíbles. Las chicas querrán tener a un Landon (interpretado por un monísimo Shane West) en sus vidas. Lo dicho, bonito y triste a la vez.


8. Ghost
“Es increíble, Molly. No te imaginas cuánto amor me llevo.”


Romántica, dramática y divertida, esto último gracias a una estupendísima Whoopi Goldberg. Así defino a Ghost, un film me emociona desde el principio. El desaparecido Patrick Swayze encarna, para mi gusto, uno de sus mejores personajes (con permiso del bailarín Johnny en Dirty Dancing). Ghost es todo un clásico de los años 90, con la famosa Unchained Melody catalogada como una de las mejores canciones de amor (y que relacionamos enseguida con este film), y la sensual escena que reproduzco en la imagen que acompaña a este epígrafe convertida en icono popular. Nunca pasa de moda y siempre lloramos con ella, ¿o no? Los angelitos del final siempre me han enternecido.


9. El Rey León
“Mira las estrellas. Los grandes reyes del pasado nos miran desde las estrellas así que, cuando te sientas solo, recuerda que esos reyes siempre estarán ahí para guiarte... Y yo también.”


Vayamos ahora por las maravillas del señor Walt Disney. Estaba por decantarme por Bambi (¿quién no ha llorado con la muerte de su madre, quizás el momento más lacrimógeno de la historia de Disney?), pero al final opté por El Rey León. Las películas de la factoría Disney siempre están llenas de alegría, diversión y encanto, pero de vez en cuando deja entrever momentos oscuros. En El Rey León lo tenemos en la muerte de Mufasa, padre del pequeño Simba, a manos de su propio hermano, el malvado Scar. No hay mucho que decir. A mí me llega al corazón siempre, como Bambi.

 

10. Dumbo
¿Alguna vez has visto a un elefante volar?


Y para acabar, sigo con la Disney y mi película favorita de esta gran factoría: Dumbo. Si con El Rey León presenciamos la muerte del papá de Simba, en Dumbo somos testigos del maltrato a la mamá del pequeño paquidermo, de cómo la alejan de su elefantito de enormes orejotas. Cuando Dumbo va a ver a su mamá, encarcelada y apartada de todo y todos y esta le balancea en su trompa tras los barrotes que los separan, no puedo más que preguntarme: ¿cómo una imagen tan simple como esa puede transmitir tanto? Siempre, siempre me estremece esta historia del elefante que descubre que gracias a sus enormes orejas puede volar y que todos acaban admirando. Todo un afán de superación y de amor.



Y estas son mis 10 películas para llorar a moco tendido, unas más y otras menos. Maravilloso arte es el cine que nos emociona, nos hace reir y llorar, nos ilusiona y nos hace soñar; que nos transporta a otros mundos y realidades diversas que se presentan frente a nosotros mostrándonos un despliegue infinito de posibilidades y emociones. ¿Por cuál te decantas? ¿Añadirías otras?

Citas: MundiFrases.

1 bibliofília:

  1. Siempre a tu lado me hizo llorar hasta sentir que me ahogaba, qué horror, el amor de un perro es inigualable ♥
    Dumbo, esa caricatura me marcó la vida desde la infancia.

    ResponderEliminar

Límpiate los zapatos antes de entrar si quieres que te abra la puerta. Si vienes con spoilers, llama primero al timbre. Si traes publicidad o spam, ni te molestes en llamar. Dime quién eres y deja la anonimia aparcada junto al felpudo. Si quieres que visite tu morada, dímelo, y si me gusta cómo la tienes, seremos buenos vecinos. Si me dejas mensaje en mi buzón, te mandaré otro a ti.


COLABORANAFILIACIÓNPOLÍTICASWEBMAPCRÉDITOS