(¯`• Filóloga Bibliófila •´¯): Reseña: Si Hubiera Espinas (3ª saga Dollanganger)

Panel de Administración Escritorio Nuevo post
Por diversos motivos, el blog ha quedado inactivo. Acumulo lecturas y reseñas muy atrasadas, no obstante espero retomar la actividad bloggera con ganas e ilusión, y quizá, nuevas ideas. ¡Nos vemos! xD

Reseña: Si Hubiera Espinas (3ª saga Dollanganger)

lunes, 29 de agosto de 2011

Sinopsis:


Chris y Cathy han construido un dulce hogar con Jory de catorce años de edad, tan guapo y de modales dulces, y Bart, que tiene una deslumbrante imaginación para sus nueve años. Todo marchaba bien hasta que vinieron esos vecinos de la casa de al lado. Pronto la anciana Dama de Negro estaba ahí mirando, vigilada por su extraño y viejo mayordomo. Entonces la transformacion de Bart comenzó, alimentada por comentarios de cosas terribles acerca de sus padres, que lo conducirán a escandalosos actos de violencia. Ahora este pequeño niño tiembla en el borde de la locura. Sus angustiados padres esperan la culminación de un horror que floreció en un ático hace mucho tiempo, un horror cuyas espinas estan aun húmedas de sangre.

>> Contiene mini-spoilers

Mi valoración personal:

A mi alrededor había retazos del pasado que ellos recordaban y yo no. Tenía 14 años y no sabía nada de la vida ni de cómo eran mis padres.
(Jory)

Si Flores en el Ático y Pétalos al Viento contaban la historia de los hermanos Dollanganger, por Cathy en 1ª persona, Si Hubiera Espinas es la historia de los hijos de Cathy, contada por ellos mismos. Jory, el hijo perfecto del bailarín Julian Marquet, una extraña mezcla de este y su tío Chris (a quien llamará padre o padrastro), y Bart Jr., el hijo de la venganza del abogado Bart Winslow, el 2º marido de Corrine y también de su hija Cathy. Son dos niños completamente diferentes, como la noche y el día, que llevarán todo el peso narrativo de la novela, turnándose en contárnosla, con sus inquietudes y sus vicisitudes. Dos muchachitos medio hermanos, uno la viva estampa de la belleza y la perfección, y el otro la imagen y semejanza de lo problemático, la maldad y hasta el miedo. Jory (nombre proveniente de Cory+Julian) y Bart son el espejismo mismo de sus respectivos progenitores, dos caracteres distintos que lo llevarán a odiarse y a no entenderse. Ni siquiera sus padres, Chris y Catherine, ahora apellidados Sheffield, contentos con la dulzura del 1º y temerosos de las ideas de lunático del 2º, tan dignas de un psiquiátrico. Está claro que en este último cría cuervos ...

El amor que se profesaban me parecía muy distinto del que veía entre los padres de los pocos amigos que tenía. Parecía más intenso, más tumultuoso, más apasionado.
(Jory)

Pero algo comparten los jóvenes hermanastros: desconocen el gran secreto que atormenta a sus padres. Si bien es cierto que lo acabarán descubriendo, a uno no le importa el pecado cometido en el pasado, pero al otro se le antojará maligno y hará lo que sea para redimir a sus progenitores. Y es que Christopher y Catherine creen haber conseguido lo que tanto ansiaban: vivir como una familia normal y como matrimonio, siguiendo eso sí la estela de su relación incestuosa, amándose más que nunca, con más pasión. Pero nada más lejos de la realidad. Si Hubira Espinas vuelve a ser testigo de nuevo del horror, la catástrofe y la maldición de Foxworth Hall que se cierne una vez más sobre sus cabezas.

Hubiérase dicho que a mi padrastro se le iba a salir el corazón por los ojos. Tuve la impresión de que sufría al verla bailar en el ático.
(Jory)

Corrine y John Amos,
con Bart
Foxworth Hall. Esa mansión lúgubre y oscura, cárcel de sus días tristes de infancia, aún permanece en el recuerdo de los muñecos de Dresde, en especial de Cathy. La bella bailarina sigue atormentada por aquel ático que los encerró entre fríos muros. Chris, el correcto y dulce Chris, el marido perfecto para cualquier mujer, sencillamente quiere no pensar en aquella enorme casa; un lugar que incita miedo, pavor, pesadillas. Si es así, ¿por qué no alejarse de ella? No es grata idea vivir fachada con fachada en la que fue tu prisión de luz, de vida y de esperanza, más si quien vive a tu lado es una extraña mujer vestida siempre de negro, oculta bajo un tupido velo, y su ermitaño mayordomo. Crueles recuerdos del pasado que mejor hubiera sido escapar de ellos pero, ¿por qué aún así quedarse cerca? Consecuencia directa de que el poder maligno de esta casa, y por ende sus habitantes, moldearán al pequeño y débil (físicamente) Bart Jr., pero fuerte de mente y espíritu;  incapaz de creer en sí mismo, perdido en su mundo; una mañana se cree un vaquero del oeste y al otro un lobo aullándo a la luna. Cathy se dará cuenta muy tarde del cambio en su hijo menor, sin entender nada del odio que este le profesa a ella y a su amado Chris.

¿Por qué el nombre de Foxwoth Hall despertaba miedos ocultos que yo no quería que saliesen a la luz? ¿Por qué tenía este nombre un sonido tan familiar?
(Jory)

Y ahí está Bart. El pequeño acabará siendo un monstruo, lo increíble sería entender su postura, sus ideas de loco, su personalidad tan cambiante, peligrosa y odiosa. Demasiadas cosas malas en un cuerpo tan pequeño e imperfecto como el del jovencito hijo de la venganza. El lector acabrá teniéndole hasta miedo, su semblante frío y calculador como el del viejo Malcolm Neal Foxworth, bisabuelo del crio, trastocará los cimientos de su familia, de todos por igual. Menos en la casa de al lado, donde Bart encuentra el amor, el consuelo, la paz y el cariño que sus padres parecen no darle. Su lado oscuro no ha hecho más que asomarse timidamente para desgracia de Cathy y Chris, que se verán obligados a luchar de nuevo contras sus fantasmas del pasado.

¡Caramba! Era curioso que personas extrañas se metiesen en mi vida y empezasen a darme más que mis padres. 
(Bart)

Portada en inglés
Y es así como Corrine y Malcolm, en vida y en muerte, regresan para hacer de nuevo imposible la existencia a los hermanos Dollanganger, a través de sus hijos. ¿O no? ¿Qué pretende Corrine, ya anciana, al regresar a las vidas de sus hijos? El viejo Malcolm Neal Foxwoth jamás descansará en su tumba hasta que todos los engendros del diablo no se asen en el fuego del infierno, un fuego que arderá al final, trayendo de nuevo la muerte y una redención. Pero, ¿es realmente Bart capaz de hacer daño a sus padres para salvarles del mal que cometieron en su juventud? Un clímax estremecedor que V.C. Andrews lleva al extremo mismo de la extenuación. Si Hubiera Espinas no dejará indiferente a casi nadie que lo lea, y sin duda alguna el lector querrá enseguida seguir con su continuación. El horror vivido, la maldad que embruja a los hijos de Christopher y Catherine aguardan con el espectro de Foxworth Hall, de su difunto y despiadado abuelo, conduciéndoles de nuevo a revivir su pasado y a ser prisioneros de él, imposible de escapar a sus terribles garras.

Una novela muy recomendable, fiel testigo de la crueldad humana, el poder, la venganza, la locura y el horror en el que todo es previsible y nada es lo que parece ser.


EN RESUMIDAS CUENTAS: 


Puntuación: 10/10 (Matrícula de honor)

Bibliofiliómetro:


¡Participa y opina! ¿Qué piensas?

Límpiate los zapatos antes de entrar si quieres que te abra la puerta. Si vienes con spoilers, llama primero al timbre. Si traes publicidad o spam, ni te molestes en llamar. Dime quién eres y deja la anonimia aparcada junto al felpudo. Si quieres que visite tu morada, dímelo, y si me gusta cómo la tienes, seremos buenos vecinos. Si me dejas mensaje en mi buzón, te mandaré otro a ti.


COLABORANAFILIACIÓNPOLÍTICASWEBMAPCRÉDITOS