(¯`• Filóloga Bibliófila •´¯): mayo 2015

Panel de Administración Escritorio Nuevo post
Por diversos motivos a lo largo de este 2017, el blog ha quedado en decadencia. Acumulo lecturas y reseñas muy atrasadas. Pero en breve pretendo retomar la actividad bloggera. ¡Paciencia y buenos alimentos, que no me he ido! (aunque me ausenté sin despedirme... *tirón de orejas*)

IMM #10: La Historia de Tom Jones

sábado, 9 de mayo de 2015

¿Conoces esa sensación de querer un libro, buscarlo y no dar con él? Es cuanto menos desesperante. Ya me pasó con la saga de Ana de las Tejas Verdes; una maravillosa serie de 8 libros que en España, están descatalogados. Al menos cuando me embarqué en la ardua tarea de buscar los tomos. Me fue imposible, he de decir. Ahora la cosa ha mejorado, pero tímidamente, pues en unos de mis habituales paseos por las librerías me encontré, no hace mucho, con algunos libros (no todos, que sería lo ideal), además, en una preciosa edición en la sección juvenil, con ilustraciones a todo color incluídas. No estaba mal, pero me tuve que buscar las castañas por donde fuese cuando quise leérmelos en su día, y así hice: di con ellos en Internet. Una alma caritativa decidió compartirlos en unos pdfs que, ni corta ni perezosa, me lancé a imprimirlos como una posesa. Me los leí todos de corrido en un verano.

Pues algo parecido pasa con los clásicos. En mis años de Universidad (aiinnss, morriña), tuve el placer de leer mucho no solo a Shakespeare, sino a autores ingleses y americanos que a día de hoy me resultan fascinantes: Hernan Melville, Louisa May Alcott, Virginia Woolf, Mark Twain, las hermanas Brontë, Jane Austen, Henry Fielding... De este último, recuerdo que me quedé prendada de la novela Tom Jones (sí, como el cantante), una novela picaresca que sentó las bases del género en la literatura inglesa, lo mismo que El Quijote en la castellana. Su título completo es "La Historia de Tom Jones: El Expósito" y está considerada una obra maestra y una de las mejores novelas de la literatura anglosajona. No llegué a leerla en la carrera, pero sí que, recuerdo, la profesora nos puso una de las incontables versiones cinematográficas. Ni qué decir tiene que la clase entera se quedó prendada de la historia. 


COLABORANAFILIACIÓNPOLÍTICASWEBMAPCRÉDITOS