(¯`• Filóloga Bibliófila •´¯): Campaña "No a la quema de libros"

Panel de Administración Escritorio Nuevo post

Campaña "No a la quema de libros"

sábado, 10 de diciembre de 2011

¿Qué sería un blog sin campañas? Visto que lo normal es tener al menos una me animé a crearla. Y he de confesar que soy neófita en el tema, así que veamos qué sale de todo esto. El objetivo último es apoyar una causa que los bloggeros apoyamos firmemente. Mayormente suelen ser injusticias o posturas a favor o en contra de una causa determinada. Por detallar ejemplos explicativos puedo poner tantos como estrellas hay en el firmamento, pero como no disponemos ni del tiempo ni del espacio debido para ello, paso a nombrar el lema a defender para la campaña: "Derecho a leer: no a la quema de libros". Metámonos pues en materia y pongámonos un poco in situ echándole mano a esa ciencia tan apasionante que es la historia.

"Yo siempre he creído, desde que el hombre es un ser racional, que el mayor invento de la humanidad fue la escritura. Antes de eso, los seres humanos transmitían sus conocimientos de manera oral, perdiéndose muchos de ellos con el paso del tiempo y la desaparición de generaciones. Fue, y es, con la plasmación de los pensamientos, tradiciones, costumbres ..etc, en papel cuando el conocimiento, tal y como es entendido, permanece con el pasar de los siglos. Ya los egipcios escribían sus complejos mensajes jeroglificados en hojas de papiro y los romanos y griegos, cuna y adolescencia de nuestra civilización occidental actual, hacian lo propio sobre tablas de piedra o arcilla. Con la imprenta de Guttenberg llegó, hacia 1450, el soporte perfecto: el libro. Y con ella casi paralelamente la proliferación de las bibliotecas (desde los tiempos de la gran Alejandría) y archivos. Con el libro el ser humano ha plasmado sus ideas, algunas arriesgadas y peligrosas según la época. Es por ello que la humanidad siempre se ha visto de alguna manera intimidada o amenazada por la información que estos objetos "guardan" tan cautelosamente en sus páginas. Líderes políticos y religiosos sobre todo nunca han dudado en perseguir a quienes leían ciertos libros o manuscritos y hasta en censurar su lectura llevando a los libros a la mismísima hoguera como culpables de un crimen sin cuartel. Realidad o simples leyendas urbanas, lo cierto es que la historia misma relata unas cuantas quemas de libros. Dos ejemplos distantes en el tiempo:

la Biblioteca de Alejandría, en torno al siglo III a.C, y considerada la más grande e importante de la humanidad. Fue por mucho tiempo la capital del conocimiento de la Grecia Antigua. Su destrucción fue de tal calibre en brutalidad que muchos escritos, de gran importancia filósófica, política, religiosa ..etc, se perdieron para siempre, y con ellos parte del saber humanístico fundamental para el ser humano. La Biblioteca fue vista como amenaza para los mismos cristianos paganos, que mandaron destruirla como amago contra su religión.
    En pleno siglo XX, con dos guerras mundiales devastadoras, los libros también fueron pasto de las llamas, entre los conflictos armados. La más conocida es la quema de la Biblioteca de Berlín, por mandato del régimen nazi, el 10 de mayo de 1933. Se quemaron libros anti-germánicos, entre ellos manuscritos de Karl Marx, y por supuesto aquellos de autores judíos. Todos pasaron a engrosar "las listas negras".

      Este tema es larguísimo, realmente para entretenerse en su estudio y análisis para entender por qué el ser humano, ser racional donde los haya, decidió anteponer otros aspectos distintos a la razón, el pensamiento y el conocimiento a la hora de quemar libros. Porque ya lo dijo el escritor alemán Heinrich Heine “Ahí donde se queman libros se acaba quemando también seres humanos [...] El bibliocausto precedió al holocausto". Y en el siglo XXI en el que nos ha tocado vivir, la acción de quemar un libro es vista, como en tiempos ancestros, como una privación de la libertad de expresión, del libre pensamiento y del derecho a la lectura. Es un tema de discusión apasionante para todo aquel que sea bibliómano o bibliófilo. Por tal motivo reivindico aquí mi derecho a leer y pongo de manifiesto que estoy en contra de la quema de libros, considerados éstos vehículos de ideas, razón, cultura y saber intelectual para el hombre.

      Si tú, ávid@ lector/a blogger@, has llegado hasta esta línea es porque te interesa el tema. Y mucho. Si quieres unirte al manifiesto llévate el banner a tu sitio web. Muestra a todo el mundo tu derecho a leer y a que si quemas un libro destruimos no solo una cultura, sino también a quienes la integran: nosotros, los seres humanos.




      De interés: Ensayo "Breve historia sobre la quema de libros" (elultimolibro.net).

      Fuente de datos históricos: diversas páginas en Wikipedia.
      Imagen del texto sacada de Google.
      Banner de la campaña elaborado por FB a partir de una foto externa, perteneciente a Google.

      7 bibliofilias:

      1. hola!
        ya te sigo ;)
        es una buena campaña, tal vez si me acuerdo, le dedique una entrada… pero después ;)
        y lamento haber tardado tanto en contestar sobre la afiliación… pero claro, afiliamos ^.^
        Ya te tengo en afiliados: http://mividaimpredecible.blogspot.com/p/afiliados-y-favoritos.html
        :)

        Sonrisas espolvoreadas!

        ResponderEliminar
      2. ¡Apoyo total e incondicionalmente al campaña! Me parece una barbaridad y una atrocidad, a parte de una falta grave de sentido común, la quema indiscriminada de libros. ¡Pero en qué mundo vivimos!
        Yo tuve un compañero de clase hace años que, al terminar el curso, quemaba los libros de texto. Y yo, con los ojos como platos o_0 ¡Pero dónde se ha visto semejante gilipollez! (Lo siento, es que me altero :o)
        En fin, que cuentan con mi apoyo y difusión. ¡Me llevo el banner! Y, por cierto, metí mis datos en la cajita esa, la cual supongo estará ahí para hacerte de la campaña... No sé, y no soy bilingüe...

        ResponderEliminar
      3. Una entrada muy interesante, Silvia. Felicidades, tanto por los datos aportados como por la creación de tu propia campaña. ¡Un abrazo!

        ResponderEliminar
      4. @Carlos Así es Carlos, insertar el nombre en la cajita es simplemente para saber yo quién apoya esta causa, nada más, no tiene otro fin. Es a modo de recuento. Gracias por unirte.

        ResponderEliminar
      5. @andii* No me acordaba ya andii. Te afiliaré enseguida. Gracias.

        ResponderEliminar
      6. @Jesús Gracias Jesús. Me gusta mucho documentarme sobre artículos publicados. Sin datos contrastados siento como incompleto lo escrito. Un saludo.

        ResponderEliminar
      7. Tengo muchos pensamientos que plasmarte. Primero que todo voy a partir por el proyecto:
        Estoy en totalmente de acuerdo con tu propuesta. Esto fue, y de seguro sigue siendo una penosa realidad. Los libros son fuentes primarias, que nos entregan información concreta sobre una época vivida, al menos la documentación histórica, o literatura cotidiana/real.
        Y de todas formas casi todo tipo de literatura, ya que como se sabe, el autor de determinado libro está inmerso en un período, que de una u otra forma, lo deja a la vista en el libro: una determinada jerga, un determinado movimiento literario, una determinada trama.
        En fin, como dices, el tema da para muchísimo más, por eso tantas tesis por aquí y acullá jaja. Pero un tema muy bonito, Y MUY AVENTURERO!.
        Está demás decir que me uno completamente, ya estoy inscrita y tengo ahí mi banner :-)
        Ahora lo segundo que iba decirte, fue que me encantó la nota que dejaste en comentarios...simplemente notable, mantener tus propias condiciones, ética, morales. ¡Que lindo!
        Bueno...debo decir que me tocaste el alma, cuando dijiste que partiéramos adentrándonos a esta ciencia tan apasionante que es la historia.
        *-*
        Bueno, eso...que estés muy bien, desde ahora te sigo el blog también.
        Cuidate mucho.
        Que estés muy bien.
        Cariños.
        Victorie.

        ResponderEliminar

      Límpiate los zapatos antes de entrar si quieres que te abra la puerta. Si vienes con spoilers, llama primero al timbre. Si traes publicidad o spam, ni te molestes en llamar. Dime quién eres y deja la anonimia aparcada junto al felpudo. Si quieres que visite tu morada, dímelo, y si me gusta cómo la tienes, seremos buenos vecinos. Si me dejas mensaje en mi buzón, te mandaré otro a ti.


      COLABORANAFILIACIÓNPOLÍTICASWEBMAPCRÉDITOS